E

l Archivo Histórico Nacional se crea para recoger la documentación producida por los órganos de la Administración del Estado que ya no tiene valor administrativo, pero sí tiene valor histórico. El siglo XIX abunda en hechos históricos que rompen definitivamente con el Antiguo Régimen; las instituciones españolas van a sufrir importantes cambios. Resultado y testimonio de estos sucesos son las reformas de la Administración del Estado que tienen lugar durante este siglo. Los archivos, piezas imprescindibles dentro del aparato administrativo estatal, puesto que son la memoria de sus instituciones, van a sentir en su propia estructura y composición los efectos de estas reformas. La reforma de la Hacienda, con sus leyes desamortizadoras, hace pasar a manos del Estado los bienes y propiedades de las instituciones eclesiásticas, con toda la documentación de incalculable valor histórico en ellas conservada. Así, por Real Orden de 18 de agosto de 1850 se dispone que toda la documentación de los archivos de las órdenes monásticas pase a la Real Academia de la Historia. Éste va a ser el primer depósito, pero por un corto período de tiempo.

Finalmente, el Real Decreto de 28 de marzo de 1866 crea el Archivo Histórico Nacional, permaneciendo en las dependencias de la Academia hasta finales del siglo XIX. Posteriormente, en el año 1896, trasladará su sede de la Academia al Palacio de Bibliotecas y Museos Nacionales, la Biblioteca Nacional, donde ocupará el ala norte hasta su traslado al edificio actual. La sede actual fue inaugurada el 13 de octubre de 1953 y fue diseñada y construida de nueva planta para ser archivo. Situada en una de las zonas más elevadas de la ciudad de Madrid, dentro del complejo de edificios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas que se asentaron sobre los terrenos de la Institución Libre de Enseñanza y la Residencia de Estudiantes.

El Archivo Histórico Nacional es la institución que conserva y custodia la documentación producida y recibida por los organismos que conforman el aparato administrativo del Estado español desde la Edad Moderna, así como otros fondos documentales de instituciones públicas y privadas desde la Edad Media.

U

na parte destacable de los fondos del Archivo Histórico Nacional son aquellos de carácter privado y personal, dentro de los cuales resultan muy significativos los de varios literatos y otros creadores, que por vía de compra, donación o depósito están custodiados en esta institución. Se trata en algunos casos de archivos completos (como el de Luis Rosales, Premio Cervantes de Literatura o el de Jacinto Benavente, premio Nobel de Literatura en 1922) y en otros de conjuntos documentales más exiguos pero de no menor importancia (es el caso por ejemplo de los borradores de Emilia Pardo Bazán o de las copias de correspondencia de Voltaire). De entre los fondos resulta preciso mencionar por su importancia los archivos de Margarita Nelken, Eduardo Zamacois, Armando Palacio Valdés, José de Echegaray, Juana María de la Vega Martínez o Luis Felipe Vivanco.


INFORMACIÓN

De 16 de septiembre a 15 de junio:
De lunes a jueves 8:30 – 18:00
Viernes 8:30 – 14:30
De 16 de junio a 15 de septiembre:
De lunes a viernes 8:30 – 14:30

Servicios

  • Consulta en sala de investigadores.
  • Reserva de documentos telefónica.
  • Biblioteca auxiliar de consulta.
  • Reproducción de documentos.
  • Salón de actos.

Fondos

  • Archivos del Antiguo Régimen
  • Archivos Contemporáneos
  • Archivos privados y personales
  • Colecciones
  • Bibliográficos

Entidad pública dependiente de la Subdirección General de Archivos. Ministerio de Cultura.

C/ Serrano, 115
28006 MADRID

(34) 91 768 85 00

(34) 91 563 11 99

archivohistorico@mcu.es | pilar.bravo@mcu.es

www.mcu.es/archivos/MC/AHN

 Cálculo de la ruta: Introduzca su dirección: